¿Por qué mi perro me mira?: Lo que nunca te dicen

Por qué mi perro me mira

Tu perro puede ser realmente observador y es muy difícil sentirse solo cuando esto pasa con nuestra mascota.

Los  perros aparte de seguir a las personas pueden ser muy curiosos sin desperdiciar un segundo en ver que es lo que haces, esto puede ser por distintas razones que estaremos analizando a continuación.

Para ver que sientes mediante tus expresiones

El hecho de que tu perro no pueda hablar no significa que no pueda comunicarse, de hecho estos animales pueden entenderse perfectamente mediante un lenguaje corporal.

Así como los perros envían señales y pueden hacerte saber sin una palabra cuando están bravos, contentos, tristes o aburridos, ellos también pueden entender que es lo que estas sintiendo mediante las expresiones de tu cara.

Un perro eventualmente tendrá la necesidad de mirarte para comprender cuál es el significado de todo lo que haces, los perros muy observadores son por lo general muy inteligentes y aunque le enseñes órdenes verbales ellos instintivamente tratarán de analizar tus gestos.

Te mira para pedir algo

Si tu perro no te quita la mirada mientras estas comiendo alguna golosina, es fácil entender que está pidiendo que le des de esa golosina, pero a veces no tienes nada en las manos y aun así se te queda viendo fijamente, estos animales tienen muy buena memoria y pueden recordar rutinas y costumbres, es probable que tu amigo quizá te esté diciendo que recuerdes darle su comida, un paseo o hacer sus necesidades, en este caso es necesario analizar que puede ser lo que el can te está diciendo con su mirada fija, para hacerlo debes tomar en cuenta la hora y las actividades que usualmente haces con tu mascota en ese tiempo para poder deducir cual es la demanda de tu amigo mirón.

Existen casos en donde eres el principal promotor de este tipo de actitud, es decir, si tu perro suele verte demasiado y sólo por eso decides darle un snack o bocadillo, sencillamente tu amigo lo tomará como una recompensa por sólo verte.

Te mira durante su entrenamiento

Si tu mascota te mira durante su entrenamiento es un éxito, esto demuestra concentración por parte del can y eso es lo primero que necesitas para obtener avances en el aprendizaje de tu amigo.

La primera prueba que debemos hacerle a un perro en entrenamiento es tratar de mantener contacto visual con el para luego empezar a presentarle ordenes que irían desde la más sencillas hasta las que son un poco más complicadas.

A lo hora de entrenar a tu can y obtener toda la atención de su mirada tendrás que apartarlo de estímulos como otras personas, tus mascotas o gatos que lo desvíen del entrenamiento.

Tu mascota te mira defensivamente

Existe la teoría de que mirar fijamente a un perro es una especie de abrazo canino, esto es falso, en la naturaleza los perros emplean este tipo de mirada para retarse entre sí y lograr el control de la manada.

Tu mascota pueden tomar una actitud defensiva si perciben que los estás viendo con intenciones de retarlos,  si un perro se te queda viendo con los pelos erizados, orejas hacia atrás y viéndote fijamente no es una buena señal, en este caso debes apartar la mirada pero sin dar la espalda ni descuidarte de un posible ataque.

Este tipo de conductas pueden ser normales en perros desconocidos, pero si es tu mascota el del problema y es una actitud recurrente debes acudir con el veterinario, ese nivel de agresividad no es normal y puede estar siendo ocasionado por razones médicas que deben ser descartadas de inmediato.

Mi perro evita mirarme

Cuando tu perro evita mirarte o lo hace de reojo debes analizar las otras señales que el perro te puede dar con su lenguaje gestual a nivel corporal y por supuesto el contexto en donde se está dando esta situación.

La falta de interés es una de las razones más recurrentes y siempre viene acompañada de bostezos, girar la cabeza y relamerse en sesiones de entrenamiento.

Cuando entrenas a tu perro es usual dar órdenes verbales  que el perro no puede entender, para obtener mayor atención debes aprender a implementar el lenguaje gestual para que el can vaya asociando las palabras de mando con las órdenes en sí.

Lo mejor será ir poco a poco pero siempre tratando de obtener su máxima atención.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Entradas recientes

Categorías

Páginas

Visitar

Entradas recientes

Categorías

Páginas